España 596 • Salta (Capital) - Argentina
C.P.: A4400ANL • Tel: (0387) 4214306
Horario: Lun a Vie de 9.00 a 12.00 hs
arzobispadosalta@arnet.com.ar

:: Novedades

#TodaVidaVale

07 de Agosto de 2018

Santa Misa en Catedral Basílica de Salta

7 de agosto de 2018

 

 

En primer lugar quiero agradecer a la comunidad de la Parroquia de Santa Rosa de Lima de la ciudad, ubicada en la zona de Villa Las Rosas  y al P. Pablo Romero, que es su párroco, por rendir su homenaje al Señor y la Virgen del Milagro.  Hoy que celebramos a San Cayetano, nos hemos reunido en torno al Señor, para pedirle que la Argentina sea capaz de manifestar al mundo que es posible pensar una política basada en la cultura de la vida y trabajar por ella.

 

Estamos a horas del comienzo del debate y posterior votación por parte de los 72 senadores de la Nación, para ver si aprueban la Ley de interrupción del embarazo que tiene media sanción en diputados. En un momento así, sólo nos queda pedir  al Señor que  nos ilumine y fortalezca a los senadores para que voten a favor de la vida.

 

Quiero agradecer el testimonio de muchísimos laicos, que han sido verdaderos testigos de la verdad sobre la vida, que brota de la misma Palabra de Dios.  En el Pacto de Dios con su pueblo, que da lugar a los diez mandamientos, la orden es perentoria: “No mataras” y, esa orden,  ya está cuando condena a Caín por el asesinato de su hermano Abel. Esta revelación de Dios, que muestra el valor de la vida, alcanza su plenitud cuando Jesús nos enseña dar la vida por los hermanos, cuando Jesús da la vida por nosotros.” Nadie tiene más amor que quien da la vida por sus amigos”.  Dios, es el Dios de la vida, y por eso la Iglesia Católica se convierte en defensora de la vida.

 

San Juan Pablo II cuando escribió la Encíclica del Evangelio de la Vida, nos dice que la Iglesia siempre estuvo en defensa de la calidad de la vida, ya sea cuando defendió a los obreros a finales del Siglo XIX y el Papa León XIII escribió esa carta donde arranca lo que llamamos la Doctrina Social de la Iglesia, sea ahora que tiene que defender a los más débiles que son los niños que están en el vientre de la madre y los enfermos terminales y ancianos que tienen el riesgo de ser considerados un desecho por la sociedad. La Iglesia no puede dejar de proclamar el Evangelio de la Vida.

 

El debate nos ha invitado a enfrentar distintos argumentos, enfrentar por ejemplo la exacerbación del derecho personal a costa de los demás. No hay conciencia de la otra cara del derecho, que es el deber.  No existe un derecho sin un deber.  Si yo tengo el derecho de estudiar, tengo el deber de aprender para poder alcanzar la meta del estudio. Si tengo el derecho a progresar, tengo que trabajar para poder conseguirlo.  No existe el derecho absoluto en ningún ser humano. Si  creemos  en esa mentalidad terriblemente individualista y subjetivista, vamos alimentando inevitablemente el derecho del más fuerte, imponiendo la ley de la selva, donde la sociedad va favoreciendo al más fuerte y explotando al más débil, sea en el orden social, económico o cultural y, por desgracia, en el orden a la vida.

 

San Juan Pablo II, en esa Encíclica del año 1995, describe lo que hemos vivido con una precisión impresionante en su primer capítulo. Yo agradezco a los laicos, a los religiosos y religiosas, sacerdotes que dieron un fuerte testimonio de su amor a la vida.  Ahora, todo el camino nos lleva a este punto: ¿Quién puede iluminar nuestro corazón? Dios. Por  eso estamos aquí, queremos rezar a los pies del Señor y la Virgen del Milagro y luego nos trasladaremos a la Parroquia San Juan Bautista de la Merced, donde se expondrá al Santísimo hasta las 2 de la mañana.  Y, mañana, en la Misa de 19.30 hs. en la mencionada Iglesia volveremos a rezar por esta intención, en el momento en que los senadores estarán debatiendo.

 

Ahora ¿Qué vemos en el futuro? Sea cual fuerte el resultado tenemos que decir que se nos viene un gran trabajo. El Papa Juan Pablo II, en el capítulo 4, dice que la Iglesia  tiene que contribuir a la construcción de una cultura de la vida y pone tres verbos: Anunciar, celebrar y servir al Evangelio de la Vida.  Nosotros, no podemos sentirnos tranquilos mientras haya injusticias, atropellos, niños sin hogar,  padres o madres que se lavan las manos. Un funcionario planteó el aborto como una cuestión de salud pública. El Dr. Albino advirtió que hay millones de hogares sin cloacas y, eso es una cuestión de salud pública. Vivir sin los servicios elementales es falta de salud público, no el aborto. Nosotros tenemos que trabajar para comprometernos a no mirar para otro lado. En Salta hay barrios en la ciudad que no tienen los servicios, hay muchos asentamientos, pero no se los puede dejar sin los servicios elementales. Cáritas Salta está procurando conseguir cañerías para que el asentamiento San Justo por lo menos tenga grifos en las calles, aquí en el departamento Capital. Eso  es salud pública.  Tenemos que ser constructores de un tiempo distinto y, para eso,  tenemos que repensar el trato con la familia, hablar con los hijos del sentido de la vida, del matrimonio, del noviazgo, cuidar el trato a la empleada. No puede ser que se trate mal a la empleada doméstica o, lo que es peor, que no se le dé trabajo porque está embarazada. Aprendamos que los pecados contra la justicia, son pecados contra la vida y nos  tenemos que confesar,  pero además debemos dejar de obrar mal y reparar esa situación.

 

Cada uno podrá pensar ¿cómo puedo ser servidor de la vida? El espectro es amplísimo, nuestras parroquias se tienen que convertir en verdaderas casas de amor a la vida, también nuestros movimientos e instituciones. Si realmente queremos hacer un trabajo, no sólo tenemos que pensar en la República Argentina, esto los transciende. La cultura occidental se nos ha impregnado de esta mentalidad tan egoísta, que solamente busca el confort y el bienestar sin importarnos los demás.

 

Pido al Señor y a todos mis hermanos, que todo este hermoso esfuerzo de parte de tantísimas instituciones florezca y que nos transformemos como Iglesia local de Salta en una verdadera Iglesia pionera de esta gestión de la cultura de la vida. El Señor nos comparte el Pan de vida. Sin pan,  sin alimento no hay vida y el vino, que nos da alegría, es su Sangre. Que la participación en la Eucaristía nos ponga delante del Señor de la vida. Recemos para que ilumine a los senadores y, también, para dejarnos interpelar por Él y ser servidores de la vida.

 

 

 

+Mons. Mario Cargnello

Arzobispo de Salta

 

 

 

 



separador



Sede del Arzobispado y Curia

Patio Arzobispado de Salta

Patio Arzobispado de Salta

Dirección
España 596
C.P.:A4400ANL - Salta
República Argentina

Teléfonos:
0387- 4214306 / 4212868 / 4213101
Fax: (0387) - 4213101

Correo electrónico
arzobispadosalta@arnet.com.ar

Sitio web
www.arzobispadodesalta.org.ar

Días y horarios de atención
Lunes a viernes de 9:00 hs. a 12:00 hs.

UBICACION




España 596 - C.P.: A4400ANL • Salta (Capital) - Argentina
Tel: (0387) 4214306 / 4212868 - Tel/Fax: (0387) 4213101 - arzobispadosalta@arnet.com.ar